sábado, 13 de diciembre de 2008

En el camino de nuevo



"On the road again" interpreta Katie Melua. Si no me equivoco es un tema country de Willie Nelson.


Después de algunos traguitos demás, que nunca son tantos porque odio el exceso, mi socarrona sonrisa aflora y puedo llegar al arrepentimiento y cambiar mi lúdico estado por bebida sana azucarada o un buen café. Pero ya está hecho, consumatun est. El cuerpo, vencido por la cebada fermentada, ordena abrir la cajita memorial para recordar episodios pasado.

Alguna vez, en lapsus de extrema lucidez, correctamente comienzan a desfilar episodios que puedo alabar y otros que no merecen absolutamente nada, ni siquiera impunidad, la más mínima observación, como ocasiones mágicas cuando añoraba con mis amigos y amigotes la moda americana que arrastraba a un mundo de flores y paz. Siempre recuerdo etapas de la vida de esta vil naturaleza humana. Luego miro a mi alrededor y repaso, una y otra vez, el registro de vida de aquellos correligionarios, asombrando mi asombro, remeciendo el estupor al comprobar que muchos olvidaron el primigenio origen y se convirtieron en negreros, mecanizados financistas, desdichados hombres de empresa y comparsa política estrellados contra si mismos. Bueno que se puede hacer frente a un sistema social hipnotizante y farandulero que favorece la fermentación y fetidez pasiva republicana que no era la que queríamos. Qué ironía. La universidad que les entregó herramientas para transformar este mundillo en algo mejor, han hecho caso omiso, oídos sordos y ojos ciegos.

Keroauc, Ginbergs, Corso, Burroughs, Carver, Cassydy, Ferlingethi y tantos otros son cadáveres enarbolando la escritura espontánea "kickwriting", siguen penando muertos bien muertos. Más vivos que los vivos. Huesos, más huesos entre tanta osamenta. Al menos cambiaron la anquilosada literatura americana y chorrearon ideas por el mundo, incluída América Latina. Qué cambiaremos nosotros?

Es increíble como la hipocresía se disfraza de olvido. Cómo los ideales se tranzan y camuflan, dejando a los que vienen la tarea pesada. Cómo los valores se pierden y dan paso a la corruptela, incluso en entidades culturales, permitiendo la infeliz danza de millones a gastar en tonteras innecesarias e ineficaces programillas socialmente llevados por el viento. Me pregunto, si alguna vez volveremos a creer en algo mejor por iniciativa propia, antes que la mierda nos llegue al cuello y gritemos ahogados cuando aquello tan odiado golpee nuestra puerta. Esto es muy chilensis.

Trapelakucho hoy es un anarquista ebrio. Un gallo de pelea sin plumas, desplumado y desgarbado, salpicado de tristeza y tierra, la misma que espera por él.

Mientras más leo, más admiro a Bolaño y su bella estupidez, la sabia Universidad de su vida y lo que pudo o alcanzó a entregar metiéndose por el aro a toda la casta polifónica de letrados aferrados a la vanidad, a cartoncitos y academias para validar su obrita en esta rayita del mapa mundi llamado Chile.

TK encerrado en un tonel de auténtico alcohol sigue meditando, macerado como pepinillo de cóctel. Salud por la estúpida lucidez.
Y termino con este bello tema de
NICK DRAKE FRUIT TREE(sub.castellano)


5 comentarios:

rrrrrriane dijo...

la hipocresia esconde todo
y si
los excesos nunca son los mejores


saludos de fiestas!

sedemiuqse dijo...

Abortamos lo natural, para que nazca el pedanterismo.
¿Qué es la sabiduria? y qué es ¿el conocimiento? Tal vez lo uno sin lo otro no pueda ser, pero hay conocimientos, que no merecen la pena.
Besos ya amor
divago.

pamela dijo...

Tio de mi corazón, cualquiera diria que a veces el alcohol te hace transitar por la via de la locura, la estupidez y las frases incoherentes, pero quien mejor que nosotros sabe que a veces una copita, y hasta otra más, te lleva a la lucidez de la platica relajada en la que evaluas, revisas la vida, lo que se quiere, lo que se ha logrado y lo que realmente mueve al propio espiritu, y tambien lo distinto que se es del mundo farandulero, snobista y vacio que rodea el dia a dia, que provoca una sensacion de no pertenecia, a la cual finalmente le das las gracias.
Adoro conversar contigo, pelar al cosmos y crear mundos ideales, que nadie sabe si llegaran realmente a existir algún día... confiemos que sí, que los sueños se realizan, y que finalmente el cielo premia el esfuerzo de no traicionarse uno mismo frente a una vida de complicaciones y contradicciones.
Tio, creo que la vida no es tan miserable cuando alguien se cuestiona solo el por qué del por qué, y no se vive como cual vaca cansada solo dedicada a comer pasto y a comerse el pasto de la vaca del lado y si puede el de todo el campo.
Te re quiero y se que nuestras platicas duraran hasta que algo mas grande que nosotros llegue, osea, hasta que la muerte nos separe.
Pero en general me siento alegre, alegre de que compartamos estos instantes de loca lucidez, de depresiva alegria y de compuesta jugarreta.
te quiero mucho "padremejoramigo"

Ele Bergón dijo...

Hola Navero

Ya leo que andas un poco desilusionado con la vida. Puede ser normal,sobre todo si nos creamos demasiadas expectativas con uno mismo, con los otros y con todo un país, que luego no se cumplen. No importa, se puede volver a empezar, aunque ese empiece esté cada vez más lleno de sueños que no se cumplieron, pero lo importante es seguir pues cuando menos se espera surge otra vez la ilusión.

Feliz Año Nuevo desde este invierno con nieve en muchas partes de España.

Luz

Jor dijo...

Buen año, compañero...