domingo, 11 de octubre de 2009

Cuestión de reflejos



"el mundo es mi representación"
Schopenhauer


Te lo diré clarito vida mía, clarito como el reflejo de tu inmóvil espejo: el pasado nos persigue con un mazo de piedra fría y no podemos eludir el golpe.

Un efecto luminoso, o tal vez, esa risa paranoica por saberte identificado entre millones, te mueve en segundos a transfigurar un árbol que se sabe árbol, un grito oído a la distancia que no retornará, un reptil impaciente soñando su presa que asoma en el lugar acostumbrado, un actor de segunda reprochando su destino y el trabajo sucio, como un sicario de Dios, frotando aquellos dedos en el acero de la frase favorita: "he matado, he matado" a un perfecto desconocido, frente a este espejo, por encargo del cadáver de Joel Clemente.
Dinos Áurio
oct 2009

6 comentarios:

sedemiuqse dijo...

Somos el pasado y el presente cincelando el futuro... o volviendo a el. y aveces somos espejos rotos en mil pedazos....o el recuerdo de un pasado, un reflejo de lo que fue y quizás estemos en el futuro observando.
Muy buen texto, muy bueno.
Besos y amor
je

Ele Bergón dijo...

El tiempo, el tiempo escultor de imágenes que nos influye sin quererlo y condiciona nuestra vida.

Como dice nuestra común amiga sedemiuqse, buen texto y también las reflexiones de su comentario

Besos a los dos.

sedemiuqse dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
sedemiuqse dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
José Manuel Martínez Sánchez dijo...

Gran belleza e impactante sonido, fuerte y duro, en lirismo lúcido. Gracias.

fluyendo dijo...

plap, plap, plap... sin palabras